Ya hice un post, en el que mostré dos definiciones de Musicoterapia (Bruscia y la de American Music Therapy Association), pero, existen algunas más que deseo compartir en esta entrada puesto que autores como Betés o Poch, no pueden faltar en este espacio.

Cuando hablamos de musicoterapia, debemos saber que la música ha formado parte de las civilizaciones a lo largo de la historia. Ha acompañado al ser humano en ritos, ceremonias, en el ámbito familiar, y en otras actividades de carácter social o privado. Por tanto se puede confirmar que la música es un fenómeno común a todos los pueblos y culturas. Pero la música ha ido evolucionando y desde hace unas décadas se habla de la utilización de ésta como elemento terapéutico, introduciendo el concepto de musicoterapia.

Betés (2000) o Poch (2002), entre otros, han llevado a cabo una revisión histórica del uso de la música en general y como terapia en particular:

      • El primero asegura que “el concepto de música como terapia ha existido de forma explícita o implícita en la mayor parte de las culturas y en todas las épocas. Se entiende como terapia todo remedio que se utiliza para curar, paliar o prevenir trastornos físicos y psíquicos en el hombre” (Betés, 2000, p. 23).
      • La segunda considera que la “musicoterapia no es sólo un arte, que como tal tienen que ver con la subjetividad, individualidad, creatividad y belleza, sino también una ciencia que supone objetividad, colectividad, repetición y verdad” (Poch, 2002, p. 42).

Otros autores que también han definido “musicoterapia” son Benenzon o Alvin.

      • Alvin (1997) considera que la musicoterapia es el uso dosificado de la música en el tratamiento, la rehabilitación, la educación, reeducación y el adiestramiento de adultos y niños que padezcan trastornos físicos, mentales y emocionales.
      • Benenzon que la define como una “el campo de la medicina que estudia el complejo sonido-ser-humano-sonido, con el objetivo de abrir canales de comunicación en el ser humnao, producir efectos terapéuticos, psicoprofilácticos y de rehabilitación en él mismo y en la sociedad” (Benenzon, 2017, p.25).

La Musicoterapia se ha ido introduciendo poco a poco en nuestra sociedad y sus aplicaciones son diversas y variadas. Existe formación especializada, asociaciones de profesionales de la musicoterapia e investigaciones en este campo, demostrando los beneficios de la musicoterapia.

Libros de musicoterapia

Las referencias bibliográficas de musicoterapia citadas en esta entrada son:

    •  Alvin J. (1997).  Musicoterapia. Barcelona. Ed. Paidós.
    • Benenzon, R. (2017) (3ª ed.). Musicoterapia de la teoría a la práctica. Nueva edición ampliada. Madrid. Ed. Paidos.
    • Betes de Toro M. (Comp.). (2000). Fundamentos de Musicoterapia Madrid. Ed. Morata
    • Poch, S. (2002). Compendio de Musicoterapia Volúmenes I – II.  Biblioteca de Psicología, Textos Universitarios. Ed. Herder.

Empar Guerrero

Dra. en Ciencias de la Educación. Licenciada en Pedagogía. Máster Oficial en Musicoterapia. Profesora en diferentes universidades Nacionales y Latinoamericanas. Musicoterapeuta con mujeres víctimas de violencia de género. Colaboro con diferentes Asociaciones y ONG's.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: