Para romper barreras emocionales una de las técnicas más utilizadas en el ámbito de la musicoterapia es el psicodrama. Sobre esta técnica y su relación con la musicoterapia, es de lo que hablaré en este post.

El psicodrama nos ofrece técnicas muy potentes que si se unen a la musicoterapia pueden romper barreras emocionales, pueden romper bloqueos y abrirse hacia un nuevo camino. En esta entrada presentamos la técnica del diálogo musical que se produce con la técnica de la silla vacía y el monodrama.

El monodrama puede ser útil en situaciones en las que la protagonista debe representar una relación delicada, por ejemplo la que se tuvo con el maltratador o con algún familiar o amigo que formaba parte de su vida en momentos complicados, o personas que hayan sufrido situaciones traumáticas y deban recuperar ese diálogo interior.

En nuestro caso, nos centraremos en la segunda opción: Les sugerimos que se centren en ellas mismas (que exploren su yo interior) con el fin de ofrecer una propuesta a través de la cual puedan romper barreras emocionales.

Veamos que pasos hay que seguir para llevar a cabo esta técnica en una sesión de musicoterapia con mujeres víctimas de violencia de género.

mujeres psicodrama

  1. Se situan dos filas de sillas, una frente a otra.
  2. Se pide a las mujeres que escojan un instrumento para llevar a cabo un diálogo musical con su yo interno.
  3. Se sientan una al lado de la otra (dejando un espacio entre las sillas de modo que se favorezca la concentración en una misma) y enfrente de cada una quedará una silla vacía que representa «su yo interno».
  4. Se les pide que mantengan un diálogo musical con su «yo » (que se imaginen que se tienen enfrente) y se comuniquen con ese yo interior.¿ Qué se dirán? ¿ Qué se perdonarán? ¿ Qué quieren? ¿Qué esperan?….
  5. Cada un debe mantener su ritmo, su proceso, pueden levantarse a por otro instrumento, pueden combinar la música con un canto, un sonido….
  6. Una vez van finalizando ese diálogo musical, se quedan en el sitio hasta que finalicen todas.
  7. Se pone en común lo que ha sucedido.

Esta clase de intercambio musical permite a las mujeres víctimas de violencia de género exteriorizar y expresar simbólicamente los sentimientos más íntimos y privados, sin necesidad de compartir verbalmente el contenido específico con las demás mujeres del grupo.

Es importante finalizar la sesión acogiendo debidamente lo que se ha ido expresando a lo largo de la sesión. Las mujeres deben encontrar respeto absoluto a lo que han expresado.


Empar Guerrero

Dra. en Ciencias de la Educación. Licenciada en Pedagogía. Máster Oficial en Musicoterapia. Profesora en diferentes universidades Nacionales y Latinoamericanas. Musicoterapeuta con mujeres víctimas de violencia de género. Colaboro con diferentes Asociaciones y ONG's.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: