En este post hablaremos de una realidad presente en nuestra sociedad, el Alzheimer. También hablaremos de cómo podemos utilizar la Musicoterapia para trabajar con estas personas.

Hace un par de años tuve la oportunidad de conocer musicoterapeutas que trabajan con personas enfermas de Alzheimer. El trabajo que realizan me parece espectacular, especialmente por la conexión que establecen con sus pacientes.

Por mi admiración hacia esos compañeros y compañeras quiero compartir algunas ideas sobre el Alzheimer y la aplicación de la musicoterapia en EA.

1. ¿Qué es el Alzheimer?

La Enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia. Una afectación neurocognitiva que describe síntomas asociados como:

  • el deterioro de la memoria y las habilidades lingüísticas,
  • disminución de otras habilidades del pensamiento, la autogestión y la percepción
  • anulación en capacidad para la resolución de problemas
  • puede conllevar desajustes emocionales
  • y todo ello reduce la capacidad para realizar sus actividades básicas de la vida diaria (ABVD) (Alzheimer’s Association, 2015).

La EA no tiene cura hoy, aunque existen tratamientos farmacológicos con el fin de apoyar y mejorar la vida de estos pacientes, de sus familias y cuidadores.

Se están introduciendo nuevos tratamientos complementarios al farmacológico. Entre ellos la Musicoterapia.

2. La Musicoterapia como terapia no farmacológica

La musicoterapia puede ayudar a la persona enferma de esta patología. Esto se debe al contenido emocional que lleva implícito. Por tanto se debe aprovechar la potencialidad de la música y su emocionalidad.

Desde la década de los 80 se vienen realizando estudios que demuestran la efectividad de la musicoterapia sobre las personas afectadas de Alzheimer.

Estos demuestran su efectividad en las áreas referidas al deterioro de las habilidades cognitivas, socioemocionales y los problemas conductuales (Mercadal-Brotons y Martí, 2008).

3. Musicoterapia con personas enfermas de Alzheimer

La musicoterapia resulta eficaz en personas enfermas de Alzheimer por las siguientes razones:

  • En algunas personas afectadas de la EA, incluso en etapas avanzadas de la enfermedad, se mantiene la capacidad de cantar canciones conocidas para ellos, demostrando que la música puede abrir canales de comunicación que fomenten la reminiscencia y los recuerdos de vivencias pasadas.
  • Benenzon afirma que “la persona afectada de Alzheimer con afasia o sin ella es capaz de comunicarse cantando con mayor precisión que verbalmente, y así también lo debe hacer el musicoterapeuta” (Benenzon, 2004, p.7).
  • Algunas personas con esta enfermedad, presentan la capacidad de interpretar composiciones musicales aprendidas previamente (al inicio de la enfermedad).
  • La musicoterapia puede servir como puente para favorecer la memoria remota (Mercadal-Brotons y Martí, 2008). Las áreas musicales son las últimas en deteriorarse.
  • Otros estudios evidencian una mejora en las relaciones sociales. Se potencia la participación a través de sus sistemas de comunicación y habilidades musicales, estimulando la memoria y el lenguaje.
  • La musicoterpia favorece el mantenimiento del estado cognitivo, físico y funcional de la persona EA retrasando el avance de la enfermedad y la disminución del nivel de apatía (Díaz et al., 2012).
  • La música disminuye los niveles de agitación

4. Áreas en las que incide la Musicoterapia con personas enfermas de Alzheimer

  • Área físico-motriz: La estimulación musical ha demostrado ser un activador de las funciones cerebrales relacionados con el ritmo, elemento musical ligado al movimiento.
  • Área cognitiva: Las personas con esta enfermedad pueden encontrar que la música les puede ayudar a activar múltiples recuerdos significativos de momentos importantes vividos en su vida. Una melodía familiar puede evocar de forma inmediata una emoción, una sensación o un recuerdo del pasado, devolviendo a la persona con EA el sentimiento de reconocimiento y con ello generar seguridad y familiaridad.
  • Área socio-emocional y conductual: Las personas con EA mantienen la capacidad de tener emociones y expresarlas, incluso sin recordar qué las causó. La musicoterapia potencia y facilita la capacidad de expresar emociones y afecta de forma positiva en la disminución de síntomas como la depresión, la ansiedad y la apatía.

5. Último apunte

Las personas enfermas de Alzheimer ven afectadas sus capacidades neurocognitivas. Ven diminuidas sus habilidades lingüísticas o sus habilidades para ejercer sus rutinas vitales de forma autónoma. Para su tratamiento se utilizan diferentes terapias (farmacológicas, entre otras).

Desde hace unos años se está demostrando que la musicoterapia puede ser introducida como complemento a otro tipo de tratamientos.

A través de la musicoterapia se puede favorecer la expresión emocional, el movimiento corporal o el canto, aspectos todos ellos que ayudan a preservar la calidad de vida de estas personas enfermas de Alzheimer.


Empar Guerrero

Dra. en Ciencias de la Educación. Licenciada en Pedagogía. Máster Oficial en Musicoterapia. Profesora en diferentes universidades Nacionales y Latinoamericanas. Musicoterapeuta con mujeres víctimas de violencia de género. Colaboro con diferentes Asociaciones y ONG's.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: