En Musicoterapia For Life, hablaremos de como las emociones, musicoterapia y violencia de género es un trinomio presente en la intervención que llevamos a cabo con las mujeres que han sufrido violencia de género. Por eso, en este post abordaremos algunos aspectos relacionados con las emociones, la musicoterapia y la violencia de género.

En un Post anterior, en Musicoterapia For Life, hablamos de la necesidad de educar  las emociones en educación infantil y atender las necesidades de los niños y niñas, sin prisa, con calma.

Hoy, y puesto que las emociones no son solo cosa de niños, pensamos que es importante reflexionar sobre como desde la musicoterapia, podemos favorecer la identificación y la expresión de las emociones propias y la de las demás, con mujeres víctimas de violencia de género. Por eso afirmamos que  que emociones, musicoterapia y violencia de género son tres elementos unidos en la intervención musicoterapéutica.

1.1 Definición de las emociones

Una emoción se produce cuando llegan, a los centros emocionales del  cerebro informaciones sensoriales; como consecuencia se produce una respuesta neurofisiológica y el cerrebro interpreta la información.

Como consecuencia de esto, podemos decir que Bisquerra (2000) define la emoción como «un estado complejo del organismo caracterizado por una excitación que predispone a la acción. Las emociones se generan como respuesta a un acontecimiento externo o interno.

1.2 Componentes de las emociones

Los tres componentes de la emoción son el «neurofisiológico, conductual y cognitivo» (Redorta, Obiols y Bisquerra, 2019). Hay una interacción continua entre emoción, pensamiento y acción.

Las emociones influyen en lo que pensamos y en lo que hacemos. Los pensamientos influyen en la forma de experimentar las emociones y las acciones. Además, las acciones repercuten en el pensamiento y en la emoción.

Por ejemplo, piensa en la emoción «Tristeza». Piensa qué situaciones vividas te han producido trsiteza. Y ahora piensa como reacciona tu cuerpo ante esta emoción. ¿ Lloras?; ¿ Prefieres estar sola o solo? ¿ Prefieres estar acompañada o acompañado de un amigo?

¿ Piensas que ante esta emoción, o cualquier otra, todos reaccionamos igual?. Pues no. Aunque existen respuestas similares, debido al contexto sociocultural, la reacción ante un estímulo va a depender de factores cognitivos y factores biológicos. Por eso, no todos reaccionamos igual ante un estimulo determinado: Una separación de tu pareja; la muerte de un familiar; que te toque la loteria; aprobar un examen…..

2. Emociones y Musicoterapia

Hemos hablado de los diferentes Modelos de Musicoterapia y de las aportaciones que cada uno hace  a la Musicoterapia. Hoy que abordamos la relación entre emociones, musicoterapia y violencia de género, es necesario hablar de la relación entre musicoterapia y emociones y su relación con la violencia de género.

La música es un elemento catalizador terapéutico. En este sentido, la musicoterapia hace posible el desarrollo de habilidades musicales, la libertad expresiva y el intercambio comunicativo.

Los diferentes modelos nos han hecho entender que a través de la musicoterapia el paciente puede llegar a entender o comprender aspectos personales. Encontrar el sentido de lo vivido, comprender lo que uno vive o proyectarse hacia vivencias futuras, tomando consciencia del «yo».

Así mismo, a través de la musicoterapia podemos crear  “momentos creativos”. Se ofrecen actividades significativas que se traducen en oportunidades sociales, emocionales, y vocacionales. Todo ello puede traducirse en momentos, a través de los cuáles, podemos llegar a descubrir nuestras emociones y también las de los demás

Otras posibilidades que ofrece la musicoterapia relacionada con las emociones son:

  • Desbloquear el autocontrol para poder acceder al mundo interno personal.
  • Facilitar la liberación de emociones intensas.
  • Posibilitar una comunicación intra e inter personal, de carácter verbal, no verbal y para verbal,
  • Favorecer la proyección de sentimientos y afectos
  • Reduce la resistencia del paciente a emociones negadas o escondidas
  • Permite que las  emociones sean experimentadas

3. Emociones, Musicoterapia y Violencia de Género

Las consecuencias de la Violencia de Género en la mujer que lo sufre, son diversas y afecta a diferentes áreas de la persona. Entre las diferentes consecuencias encontramos: 

  • A nivel social como el aislamiento, poca capacidad para la resolución de conflictos, y/o desmotivación;
  • En cuanto al nivel cognitivo como las autoevaluaciones negativas, evitar pensamientos de sus vivencias, y/o errores perceptivos;
  • y a nivel emocional y afectivo como la disforia persistente, vulnerabilidad, baja autoestima, bloqueo emocional y/o alteración del sueño (Junta de Andalucía, 2009).

La Musicoterapia nos permite crear situaciones a través de las cuáles, explorar las emociones propias y las de los demás. La violencia de género afecta al área emocional, entre otras y por ello, en la intervención musicoterapéutica es necesario favorecer el trabajo para desarrollar dicha área.

3.1 Objetivos que podemos diseñar para la intervención

¿ Cómo podemos plasmar, esa necesidad de relacionar emociones, musicoterapia y violencia de género?. Podemos hacerlo centrando los objetivos en los siguientes términos:

OBJETIVOS GENERALES

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

1. Propiciar un mayor autoconocimiento personal para la mejora de la autoestima.

1.1 Propiciar el conocimiento personal (físico, emocional)

1.2 Potenciar y valorar las fortalezas de cada una.

1.3 Posibilitar el aumento de la confianza en una misma.

2.  Favorecer la expresión de emociones, sentimientos y experiencias.

2.1 Identificar emociones propias, reacciones corporales y estímulos asociados a esas emociones

2.2 Facilitar la expresión verbal de sentimientos y emociones tanto positivas como negativas.

2.3 Identificar las emociones en los demás

3.2 ¿ Qué propuestas musicoterapéuticas puedo desarrollar para trabajar estos objetivos?

Como ya he comentado en otros post, el Abordaje Plurimodal es el método que más he utilizado cuando intervengo con Mujeres víctimas de Violencia de Género, y que mejor me permite unir Emociones, Musicoterapia y Violencia de Género.

Los cuatro ejes de este método relacionados con el trabajo emocional son:

  • La improvisación. Sirve de preparación emocional. También se utiliza en la contención de las sensaciones que van aflorando.
  • El trabajo con canciones (12 formas). Incluye, entre otras, el canto conjunto, la inducción evocativa inconsciente, la exploración de material, los cuestionarios proyectivo y social de canciones, la expansión de sentido o el material viajero. Las canciones permiten  conectar con nuestro universo emocional.
  • La estimulación de imágenes y sensaciones a través del sonido (EISS). Consiste en la audición de una secuencia de estímulos musicales diseñados de manera artesanal por el musicoterapeuta para la situación singular de un paciente, o un grupo, durante el proceso musicoterapéutico. Busca provocar respuestas inmediatas (muy entroncadas con las emociones) y así, contextualizar la experiencia de los sujetos.
  • El uso selectivo de la música editada. La música editada convencional puede ser escuchada de manera conjunta, lo que nos llevará a observar, las Representaciones Sociales Musicales. Estas respuestas singulares, de cada participante ante la misma representación musical, brindará mucha información individual, y  posibilitará a la musicoterapeuta orientar mejor nuestras intervenciones en la siguiente sesión. Las funciones que cumple la música editada son cuatro: Soporte, asociación, consigna e interpretación. Todas ellas, relacionadas en el campo emocional.

Empar Guerrero

Dra. en Ciencias de la Educación. Licenciada en Pedagogía. Máster Oficial en Musicoterapia. Profesora en diferentes universidades Nacionales y Latinoamericanas. Musicoterapeuta con mujeres víctimas de violencia de género. Colaboro con diferentes Asociaciones y ONG's.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: