Con Musicoterapia para Isabel, empiezo una nueva sección de testimonios. En ella, en Musicoterapia For Life, iré mostrando la voz de las mujeres que han participado en el taller de musicoterapia. Les  sugiero que escriban  algo para el blog, y este es el resultado. El texto que muestro no ha sufrido ningún filtro. Lo transmito tal y como me lo ha hecho llegar, en este caso, Isabel.

Por la protección de imagen y de datos a la que están sujetas, en Musicoterapia For Life, no se  mostrará nunca su imagen, y en algunos casos, tampoco el nombre real. Esto, según ellas me digan.

Espero que os emocionéis tanto como lo hago yo, cada vez que recibo uno de estos textos. Va por ellas y porque alcen su voz, sintiendo que no están solas. Que los demás les escuchamos y les leemos.

La pregunta que les hago es: ¿ Que ha supuesto la musicoterapia para ti?. Y este es resultado que mostramos en Musicoterapia para isabel...

«Es cierto que el mundo lo mueve el amor en todas sus expresiones (el que sentimos por nuestros hijos e hijas, por nuestros seres amados, por nuestros padres, familiares, amigos,… por todas y cada una de las pasiones que nos permitimos sentir), pero indiscutiblemente, el idioma del amor, es la música.

Esta gran verdad no siempre estuvo presente en mi vida. Durante mucho tiempo reinó sobre ella la oscuridad y el silencio. Por suerte, “nada dura en la boca, ni se sueña dos veces” y así, mirando hacia adelante con la decisión y el coraje que nos da la determinación, un buen día me reencontré de nuevo con esa chispa en un taller llamado “musicoterapia”.

Al principio cuesta mucho dejarse llevar, sobre todo porque llevas años encerrada en un caparazón de piedra que mantiene tu existencia (no digo viva, eso implica mucho más, cuando realmente solo te limitas a existir sin sentir para no sufrir). Poco a poco vas soltando piezas sin pensar, sin ser consciente, simplemente dejándote llevar por la música. Y sin saber muy bien cómo… todas esas piezas acaban encajando en el puzle que te conforma como persona. Que te recuerda cómo eres y te ayuda a descubrir quién quieres ser.

Y por si esto no fuese lo suficientemente asombroso, añadiremos que, la música no solo te aporta, sino que tú también le aportas a ella.

Para una mujer que ha sufrido violencia de género durante años, a la que se le ha coartado su capacidad de expresión y reducida su autoestima a la mínima porción de sí misma, el poder comunicarse con palabras puede resultar tremendamente difícil. Sin embargo, es fascinante la capacidad de expresión con un instrumento musical entre las manos. Aunque simplemente se trate de dos palos y lo que se exprese sea un “toc”. Es increíble lo que transmite ese simple sonido seco, aislado, triste, lleno de ausencias y silencios que te hace tremendamente cómplice, y te identifica plenamente.

Pone los pelos de punta escuchar cómo suena el miedo, la ira, la rabia y la frustración en un yembé. Y al mismo tiempo resulta emocionante el sonido de palabras como libertad, alegría, amiga, mujer, empoderamiento,… y como todos esos sonidos penetran en el interior de todas las que formamos el grupo. Porque no os confundáis, no somos entes aislados y extraños. Cada una deja una pequeña parte de sí misma en cada una de las demás, mezclando y confundiendo los sonidos de los diferentes instrumentos y melodías, pero al mismo tiempo fundiéndolos y complementándolos perfectamente. Paradójico, ¿verdad? Es cuanto menos confuso. Pero invito a cualquiera a experimentarlo y así lo entenderán.

La musicoterapia por tanto, tiene dos corrientes energéticas que influyen sobre nosotras. Por un lado, la música que interiorizamos creando una reacción en nuestro estado de ánimo (derivada de nuestros recuerdos o de lo que nos hace sentir) y por otro lado, la que somos capaces de crear y que sale de lo más profundo de nosotras.

Somos seres vivos y como tal, sentimos y experimentamos. Jugamos y reímos. Tropezamos y lloramos. Nos levantamos y vivimos. Pero ante todo… que nunca nos falte la música».

Musicoterapia para Isabel

Texto escrito por Isabel y publicado por Musicoterapia For Life


Empar Guerrero

Dra. en Ciencias de la Educación. Licenciada en Pedagogía. Máster Oficial en Musicoterapia. Profesora en diferentes universidades Nacionales y Latinoamericanas. Musicoterapeuta con mujeres víctimas de violencia de género. Colaboro con diferentes Asociaciones y ONG's.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: