Investigar en Musicoterapia es necesario, ya que con ello podemos ampliar el conocimieto científico  sobre esta disciplina. Plantear preguntas acerca de la incidencia de nuestra intervención, es fundamental para desarrollar un buen proceso de investigación.

En este Post, en Musicoterapia For Life, aboradaremos algunas ideas clave para diseñar un buen proyecto de investigación y conocer mejor qué hacemos, porqué lo hacemos y como interprestar los resultados obtenemos. Así mismo, hablaremos de la necesidad de compartir, con la comunidad científica,  el trabajo realizado y contrastar nuestros resultados  con otros profesionales.

El Ser humano, de forma natural, se hace preguntas acerca de su entorno, intenta conocer cómo funcionan las cosas, para qué sirven, qué efectos producen. Pero, aunque esto puede ser el inicio de un proceso investigador, solo será considerado investigación cuando se utilizan técnicas y métodos propios de las disciplinas científicas que permiten dar sentido a los datos obtenidos.

En Musicoterapia, además de la intervención que llevemos a cabo, es importante plantearnos la posibilidad de diseñar un proceso de investigación y sistematizar nuestra intervención con el fin de ampliar el conocimiento científico sobre la aplciación de la musicoterapia.

Cuando iniciamos el trabajo de investigación, deberemos plantear preguntas adecuadas que nos ayuden a perfilar el camino a seguir. Con esto, lo que pretendo decir es que, para desarrollar el proceso de investigación, deberemos diseñar un buen proyecto, y esto empieza con el planteamiento de unas buenas preguntas, a las que intentaremos dar respuesta.

La base de todo trabajo científico está en la inquietud del investigador, en una situación problemática o en un conjunto de interrogantes a las que precisa dar respuesta de una forma convincente.

2. El proceso Investigador

Para investigar en musicoterapia, hay que empezar con el diseño de un proyecto de investigación, el cual debe seguir las siguientes fases:

  • Inicio: Necesidad de acercarse a una realidad concreta para entenderla. Concebir la idea a investigar.
  • Plantear y definir el problema a investigar: Establecer los objetivos de la investigación, plantear preguntas adecuadas y justificar la investigación, analizando su viabilidad. Cuanto mejor definido esté el problema, menos quebraderos de cabeza nos dará.
  • Elaborar el marco teórico: Revisar la literatura y recopilar la información de interés que existe sobre el tema. Extraer toda la información posible, acercádonos a experiencias previas y a autores de referencia.
  • Definir el tipo de investigación: Definir si la investigación que llevamos a cabo es exploratoria, descriptiva, correlacional o explicativa.
  • Establecer las hipótesis y detectar las variables: La formulación de hipótesis contribuyen también a guiar el proceso de investigación. Las variables deben ser definidas conceptuelmente.
  • Seleccionar el diseño de investigación más apropiado: Diseño experimental, preexperimental, cuasiexperimental; o Diseño no experimental (transversal o longitudinal).
  • Seleccionar la muestra: Definir los participantes que van a ser medidos y delimitar la población; elegir el tipo de muestra (probabilística, no probabilística); definir el tamaños de la muestra. En Musicoterapia los estudios pueden ser de casos únicos ya que al llevar a cabo una intervención, esta se hace de forma individual y por tanto podemos hablar de «Estudio de caso único«.
  • Recolectar los datos: Elegir un instrumentod e evaluación y explicar su elección; calcular la validez de dicho instrumento; obtener datos,; codificarlos.
  • Analizar e interpretar los datos: Paquete estadístico que analice los datos; interpretar los datos obtenidos.
  • Presentar los resultados: Elaborar y presentar el informe de evaluación, presentándolo en Congresos o Jornadas  o publicar un artículo en revistas especializadas.

3. ¿ Es posible investigar sobre la práctica?

No solo es posible, sino que es totalmente viable. Cuando investigamos en musicoterapia podemos hacerlo partiendo de la práctica que llevamos a cabo con los pacientes. Desde el inicio de la intervención podemos desarrollar cada uno de las partes que hemos planteado anteriormente. 

Podemos empezar definiendo el problema sobre el que queremos investigar, hacernos las pregunats adecuadas, buscar lo que se ha escrito sobre ese tema y determianr el método de investigación que va,os a llevar a cabo.

En el caso de Musicoterapia For Life, nos centramos sobretodo en la intervención con mujeres víctimas de violencia de género y por ello hemos desarrollado algunas investigaciones que han sido publicadas y otras que están aprobadas y pendientes de publicarse.

Esto lo digo porque me gustaría compartir con vosotros, cómo pusimos en marcha una de las investigaciones. Este fue el proceso:

  • Inicié la investigación a partir del interés que sentí por ver qué efectos tiene la musicoterapia con mujeres víctimas de violencia de género.
  • Pero esto qeudaba muy general y tuve que centrarme sobre todo en ¿ Qué efectos produce en la autoestima? ¿ La musicoterapia favorece el aumento de la autoestima en estas mujeres?
  • Empecé a revisar qué se había escrito al respecto, tanto a nivel nacional, como en el mundo Anglosajón o Latinoamericano. En esta búsqueda descubrí dos cosas importantes. La primera era que en la mayoría de experiencias, se obtenían mejores resultados si se intervenía en grupo. La segunda es que en la mayoría de experiencais utilizaban el Abordaje Plurimodal. Por tanto esto me sirvió para empezar a definir cómo quería intervenir.
  • En cuanto al tipo de investigación que plantee, fue cuasi-experimental, en el que apliqué a un solo grupo, un pre-test, sobre autoestima, se llevó a cabo un proceso musicoterapéutico y se comprobó en un pos-test los cambios observados. En mi caso, además llevé a cabo entrevistas con las mujeres y las profesionales que intervienen con ellas y utilicé el registro anecdótico de cada una de las sesiones y registré en tres momentos los resultados de las improvisaciones con los IAPS de Bruscia.
  • Las hipótesis planteadas fueron: a) La Musicoterapia favorece el aumento de la autoestima en mujeres víctimas de violencia de género; b) El aumento es mayor cuanto más tiempo esté separada del maltratador. Esta útlima me obligaba a tener en cuenta la variable «tiempo que lleva separada de su maltratador»
  • La muestra es el grupo de 10  mujeres que participaban en el proceso musicoterapéutico. Con edades comrpendidas entre 22 y 56 años. A esto cabe añadir otros datos como númerod e hijos; trabajo; estudios; etc
  • Los datos fueron recogidos de diferentes formas: a) Los pre-test y pos-test fueron recogidos en papel y los datos se pasaron al SPSS; b) Las entrevistas fueron grabadas y transcritas; c) La información obtenida en el registro anecdótico se plasmó en un word; d) Los IAPS de Bruscia fueron recogidos a mano en las tres sesiones que se utilizaron para ver la evolución y posteriormente se transcribió en formato tabla.
  • Los resultados fueron presentados en el III Congreso de Investigación en Musicoterapia y en las IV Jornadas Internacionales de Diversidad.

Empar Guerrero

Dra. en Ciencias de la Educación. Licenciada en Pedagogía. Máster Oficial en Musicoterapia. Profesora en diferentes universidades Nacionales y Latinoamericanas. Musicoterapeuta con mujeres víctimas de violencia de género. Colaboro con diferentes Asociaciones y ONG's.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: