En Musicoterapia For Life hablaremos del Abordaje Plurimodal, un método de musicoterapia que, de manera habitual, aplicamos cuando trabajamos con mujeres víctimas de violencia de género.

En otras entradas hemos descrito las características de cada uno de los cinco modelos y métodos de musicoterapia: El modelo conductista, el analítico, el de Benenzon, el de BGIM y el Nordoff-Robbins. 

Estos cinco modelos fueron reconocidos como modelos de musicoterapia. Pero desde que esto ocurrió, hay musicoterapeutas que han desarrollado métodos nuevos de musicoterapia, entre ellos el Abordaje Plurimodal en Musicoterapia (APM)

1. ¿ En qué consiste el Abordaje Plurimodal?

Diego Schapira es el máximo exponente de este método musicoterapéutico. Como indica el nombre «abordaje plurimodal», el método recoge o recopila principios de los diferentes modelos de musicoterapia. A través de sus aportes teóricos y sus aplicaciones prácticas se ha ido configurando un nuevo método de trabajo en musicoterapia. Actualmente consolidado y reconocido por musicoterapeutas y científicos.

El Abordaje Plurimodal en Musicoterapia considera al ser humano como una unidad biopsicosocioespiritual; significa reconocer al ser humano desde su biología, de manera integral, y como un sujeto con vida psíquica y espiritual inmerso en un marco social con el que se interrelaciona en una mutua construcción dialéctica. 

Considera el factor espiritual del paciente como importante ya que las creencias condicionan la estructura de pensamiento. En consecuencia, la enfermedad no es solo la ausencia de salud, sino también la alteración del mundo interno de un individuo.  Asimimo, su entorno social puede determinar el estado de enfermedad o discapacidad del mismo. 

Por lo tanto, la salud está vinculada con la calidad de vida y esta comprende la dimensión física, psíquica, espiritual y social del ser humano

En este sentido el método APM es adecuado para trabajar individual o grupalmente. Ofrece gran diversidad de técnicas y esto  facilita intervenir desde diferentes puntos de vista y adaptar cada una de las técnicas a la realidad del grupo o del individuo.   

2. Conceptos de transferencia y contra-transferencia

En cualquier proceso psicoterapéutico, incluido la musicoterapia, el terapeuta debe ser consciente de los movimientos transferenciales y contra-transfereciales que se generan en el proceso.

Estos procesos generalmente son inevitables, pero de gran importancia, especialmente si actúan de forman positiva y facilitadora en el proceso psicoterapéutico.

Así, en primer lugar, la TRANSFERENCIA en el abordaje plurimodal….

para Schapira, Ferrari, Sánchez, & Mayra, (2007),  es pluriobjetal. Es decir que la proyección no es solo hacia la figura del analista, sino también hacia la música, que alcanza el estatus de objeto de transferencia en el proceso de construcción de la misma. 

Además se considera que la transferencia hacia el musicoterapeuta y la música puede tener aspectos distintos. Esto obliga al terapeuta a duplicar su atención sobre esta instancia, pero multiplica, enriquece y potencia de manera excepcional sus posibilidades de trabajo en la transferencia.

Por otro lado, la CONTRA-TRANSFERENCIA en el abordaje plurimodal…..

se concibe, como la forma de estar, sentir y actuar del terapeuta ante la conducta del paciente. La contra-transferencia es el sentir del musicoterapeuta, del impacto que la transferencia hizo en el inconsciente. Es el transfer del paciente, más las propias experiencias pasadas del musicoterapeuta.

3. El encuadre en el APM

El Abordaje Plurimodal de Musicoterapia toma en cuenta el encuadre como elemento básico para el despliegue de los fenómenos musicoterapeuticos. 

Consecuentemente, el Encuadre 

es considerado como  el conjunto de componentes que permanecen estables y que idealmente se establecen antes, y son acordados en el contrato inicial, entre musicoterapeuta y paciente

  • constantes temporales (periodicidad de sesiones y duración de estas)
  • espaciales ( lugar de atención, elementos que integran el consultorio y disposición de los mismos)
  • económicas (modalidad y regulación de los honorarios)
  • teóricas ( el marco y sustento teórico del musicoterapéuta)
  • además del área laboral
  • el setting instrumental
  • y la música editada

4. Las técnicas de musicoterapia en el Abordaje Plurimodal

Tal y como comentábamos anteriormente este método de musicoterapia está basado en principios de diferentes modelos y por tanto de diferentes principios teóricos de la psicología analítica, psicoanalítica y Transpersonal-Humanista.

Por ello, en el desarrollo del proceso musicoterapéutico, deberemos basarnos en cuatro técnicas: 

  • La improvisación musical terapéutica
  • Trabajo con canciones
  • La técnica EISS (Estimulaciónde imágenes y sensaciones a través del sonido)
  • El uso selectivo de la música editada

4.1 Técnica de Improvisación Musical Terapéutica

En el APM, la improvisación musical terapéutica es considerada un método primario de trabajo, a partir de la creencia de que el sonido que se hace nos representa y que la música improvisada puede proveer el marco para una relación interpersonal entre el terapeuta y el paciente. 

La improvisación musical será terapéutica en la medida que sea analizada a través de diferentes instrumentos, que en palabras de Schapira han sido ya elaboradas por otros colegas. 

Una vez realizada la improvisación la tarea que aparece es la de realizar una tarea de la misma, desde una dimensión musicoterapéutica. El musicoterapeuta decidirá si interviene o no en la improvisación y si se lleva a cabo con todo el grupo o con una parte. 

Los perfiles de valoración de una improvisación (Bruscia) son: 

  • saliencia (elementos musicales que predominan);
  • tensión (cuanta tensión es creada dentro y a través de aspectos variados de la música);
  • autonomía (relaciones de rol que el usuario establece al improvisar con el musicoterapeuta);
  • integración (organización de los aspectos musicales simultáneos);
  • variabilidad (analiza cómo están organizados y relacionados los aspectos secuenciales de la música);
  • congruencia (valorar cuan coherentes son los elementos y sus partes).

4.2 Técnica de Trabajo con canciones

Las canciones son consideradas como materiales privilegiados puesto que forman parte de la historia de las personas desde que nacen. Según este modelo el trabajo con canciones abarca las siguientes técnicas: 

  • creación,
  • canto conjunto,
  • improvisación,
  • inducción evocativa consciente
  • exploración del material,
  • asociación libre cantada,
  • cuestionario proyectivo de canciones,
  • expansión de sentido,
  • confección de cancioneros,
  • material viajero, dedicatoria,
  • la canción personal,
  • trama de canciones. 

Cada una de estas técnicas se desarrolla a través de varias actividades que han sido recopiladas por Schapira y colaboradores  a lo largo de su trayectoria como musicoterapeuta.

4.3 Técnica de Estimulación y sensaciones a través del sonido

Esta técnica consiste en la audición de una secuencia de estímulos musicales diseñada de manera artesanal por el musicoterapeuta para la situación singular del paciente o grupo. No se dan consignas para su escucha ni tampoco existen consignas ni una valoración previa del estado de ánimo. 

Se utiliza todo tipo de músicas e incluso se agrega la letra si es necesario y adecuado. Las partes que conlleva esta técnica son tres: relajación pasiva moderada, estimulación y conclusión.

  • A nivel individual se pueden buscar estímulos relacionados con la historia del paciente, su situación actual o proyectos y situaciones futuras.
  • De forma grupal se puede estimular a través de selección de temas emergentes en el grupo, temas latentes o situaciones individuales dentro del grupo.

4.4 Técnica de Uso selectivo de la música editada

La utilización de música editada es otra de las técnicas utilizadas por este método. Se utilizan temas musicales para caldear o facilitar una relajación. 

 Se deben realizar valoraciones que consideren criterios de selección para orientar las intervenciones teniendo en cuenta la singularidad de los usuarios y de las ususarias, así como sus necesidades. 

 La música “alcanza el estatus de objeto de transferencia y actúa como co-terapeuta subordinada a la implementación del profesional” (Schapira, 2007, p. 168).

Escuchando música editada se puede guiar al paciente hacia diferentes caminos, por lo que esa música puede evocar. Se pueden sugerir ejercicios de danza o de expresión corporal.

5. Para concluir....

El método de Abordaje Plurimodal en Musicoterapia es una propuesta enriquecedora y con mucha variedad de actividades. Normalmente, en el trabajo que hago con mujeres víctimas de violencia de género es el método de trabajo que utilizo.

La razón es que sus propuestas se ajustan a lo que las mujeres necesitan y al ofrecer esa variedad de actividades facilita la comunicación y la conexión de ellas con la musicoterapia.

Ahora me gustaría conocer qué opinas tu de este método. ¿ Lo conoces? ¿ Lo has utilizado? ¿ Puedes aportar alguna sugerencia de alguna actividad?

Si es así, te invito a que lo hagas y si quieres podamos publicar la experiencia.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Si quieres...

  • Descargarte dos e-books gratis de Musicoterapia
  • Ser la primera persona en enterarse de lo nuevo de Musicoterapia For Life
  • Y tener acceso a nuevas campañas

...AHORA PUEDES

A %d blogueros les gusta esto: