En este post, crecimiento personal y musicoterapia, hablaremos de la necesidad de favorecer el crecimiento personal y daremos algunas ideas de como hacerlo través de la musicoterapia. 

La vida está llena de de experiencias que influyen en nosotros y nosotras. Esas experiencias positivas o negativas, influyen en como nos percibimos y como nos desarrollamos. Los hechos negativos perduran más que los positivos  y socavan las creencias básicas sobre el yo. 

1. Lo que encontrarás

En Musicoterapia For Life queremos mostrar qué es el crecimiento personal y porqué es importante ocuparse del «yo». La autoestima, la empatía, las habilidades sociales, nos definen y dicen mucho de nosotros mismos. Por eso es importante que pensemos qué es lo que queremos ser y como queremos ser. Ocuparse de uno mismo, de crecer y superarse.

Siendo este, un blog de musicoterapia, queremos también establecer la relación que existe entre el crecimiento personal y la musicoterapia. Mostraremos de que modo la musicoterapia  puede contribuir a ese crecimiento personal y a favorecer el aumento de la autoestima o la empatía.

A través de la musicoterapia, se puede  fomentar el crecimiento personal atendiendo la dimensión intrapersonal e interpersonal. Con ella se puede contribuir a que las personas con las que trabajamos, descubran sus fortalezas personales. Además, si se lleva a cabo en grupo, se puede fomentar el apoyo social y la creación del vínculo social.

2. Qué es el crecimiento personal

Goleman entiende por crecimiento personal, el afán de superación que tiene el individuo y que le motiva a hacer más allá de su desarrollo natural en función de la edad. Así mismo considera que es el conjunto de prácticas y actitudes continuas que hace una persona para conocer de forma profunda  su potencial vital.

Para crecer o avanzar en la vida el ser humano se fija unas metas. En el logro de las mismas se encontrarán dificultades, lo cual las hace más lejanas y menos accesibles. Pero si se aprende a reaccionar favorablemente ante estos inconvenientes y se aprende a superarlos, es posible alcanzar las metas fijadas.

Las personas que trabajan para su desarrollo personal tienden a equilibrar todas las facetas de su vida: trabajo, amor en pareja, tiempo libre, amistades, familias, etc. Por tanto buscan el equilibrio entre lo personal, lo profesional y lo social. Se  trata de conocer las propias limitaciones para superarlas, pero también los puntos fuertes para reforzarlos y fortalecerlos. Tomar conciencia del yo y buscar la mejora de la calidad de vida.

El crecimiento personal ayuda a comprender mejor todo lo que hacemos y todo lo que nos rodea, generando una visión más crítica, más amable y más abierta. Este crecimiento o desarrollo personal ocurre a lo largo de toda la vida y en él influyen las experiencias vitales así como las consecuencias de dichas experiencias.

3. ¿ Porqué hay que trabajar el crecimiento personal?

Desde que somos pequeños empezamos a aprender normas que son impuestas, empezamos a interiorizar valores y desarrollamos conductas que consideramos son las más aceptables. Esa interiorización no siemrpe se hace de forma consciente pero sí va conformando nuestra forma de ser. 

Pero ¿ cuánto tiempo dedicamos a profundizar en el «yo? ¿ Cuando aprendemos cosas sobre lo que Gardner llama inteligencia intrapersonal e inteligencia interpersonal?. ¿ Es posible aprenderlo? 

Párate a pensar por un momento en la respuesta a estas cuestiones: ¿ En cuantas ocasiones te han ayudado tus profesores, tu familia, tus amigos a descubrir como eres? ¿ Cuántas veces te han valorado por haber hecho bien las cosas? o ¿ Te han hecho notar más los fallos que has tenido? 

Seguramente la respuesta más generalizada es que a menudo, existe más preocupación por lo que tenemos (o por las notas que sacamos) o por la posición social o laboral,  que por lo que somos y como somos. A través de la educación que recibimos y de las experiencias vitales que tenemos, vamos adquiriendo ideas sobre nosotros mismos, pero no siempre somos consciente de ello.

Podemos aprender a descubrirnos, a valorarnos, a conocernos, y a ser conscientes de todo lo que somos y darle valor a ello. Por que somos lo más valioso que tenemos. Somos únicos e irrepetibles, y como seres únicos debemos valorarnos. Además, el conocimiento de sí mismo, como un yo significativo, irreductible a todos los demás, aprendemos a adquirirlo cuando sentimos que es valorado por los demás. Por tanto se trata de descubrirse uno mismo, pero también en relación con los demás.

3.1 ¿ Y qué incluye el crecimiento personal?

  • Autoconocerse: Es lo que denominamos autoconcepto ¿ cómo soy? ¿ qué puntos fuertes tengo? ¿ qué aspectos debo mejorar porque no me gustan? ¿ Qué talentos tengo?
  • Autoestima: Valorarse a sí mismo. Lo que soy, como soy me gusta, lo valoro, lo aprecio y lo cuido
  • Asertividad: Decir lo que se quiere, expresar ideas y sentimientos, ser consciente de tus propios sentimientos y el de los demás. 
  • Empatía: Entender y comprender el punto de vista de los demás.

En definitiva se trata de:

  • pensar de forma competente emocionalmente (sobre ti y sobre los demás), 
  • hacer frente de forma positiva a las emociones que uno siente, 
  • plantearte objetivos positivos sobre ti, sobre lo que quieres, sobre como eres, 
  • desarrollar habilidades sociales adecuadas para relacionarse de forma positiva con los demás

4. Crecimiento personal y musicoterapia

Ya hemos hablado sobre qué es la musicoterapia y qué posibilidades ofrece. Lo primero que queremos recordar es que la musicoterapia no es  una «varita mágica» a través de la cual cambia todo. La musicoterapia no cura pero sí mejora la calidad de vida (Benenzon).

Me gustaría recordar la definición que ofrece Bruscia (2007) sobre Musicoterapia. Este considera que «la musicoterapia es un proceso sistemático de intervención en el cual el terapeuta ayuda a fomentar su salud, utilizando experiencias musicales y las relaciones que se desarrollan a través de estas como fuerza dinámicas del cambio»(p. 18).

Este mismo autor entiende que los musicoterapeutas, en la práctica clínica, emplean la música y a ellos mismos para ayudar a los clientes. ¿ Qué posibilidades ofrece esta práctica clínica para el crecimiento personal? ¿Qué relación tiene la musicoterapia y el crecimiento personal?

4.1 ¿ Cómo se relaciona el crecimiento personal con la musicoterapia?

Muchas veces me preguntan como trabajamos desde la musicoterapia y qué medios utilizamos. ¿ Cómo se puede utilizar la música como terapia? En este caso, si decíamos que el crecimiento personal tiene que ver en el autoconocimiento, la autoestima, la relación con el otro, ¿ Cómo se relaciona esto con la musicoterapia? Pues según Bruscia, podemos hacerlo atendiendo a los siguientes elementos musicoterapéuticos:

  • Empatía: La empatía se realiza a través del proceso de identificación con el otro. Cuando cantamos juntos la misma canción, compartiendo melodía, centro tonal, letra, ritmo. Se comparten emociones asociadas a la canción o la música que creamos o escuchamos. 
  • Exploración: En musicoterapia se exploran las alternaivas, los potenciales y talentos del cliente, a través del proceso creativo de hacer música y/o escucharla.
  • Oportunidad de autoexpresarse: En sesión se facilita la expresión de lo que el cliente está viviendo internamente. La música ofrece ofrece oportunidades para hacerlo. Los musicoterapeutas involucran a los clientes en actividades diversas para ayudarlos a exteriorizar, actuar, liberar, proyectar…
  • Interacción: En musicoterapia la interacción se da entre el cliente y el terapeuta o entre clientes (cuando intervenimos en grupo).
  • Hacer conexiones: ayudar al cliente a hacer conexiones de todo tipo para volver a organizar las partes en una totalidad armoniosa. La música es un modelo de armonía humana. Nos provee de los mapas y las rutas necesarias para conectar las diversas partes de nuestra existencia y experiencia.

5. ¿ Y que puede hacer el musicoterapeuta?

El musicoterapeuta ejerce un papel importante en el proceso. Pero lo que hace del terapeuta un ingrediente esencial, es la relación que desarrolla con el cliente.  Tanto la música como el terapeuta se convierten en agentes de cambio y facilitan las habilidades necesarias para la vida.

5.1 ¿ Qué debe tener en cuenta el musicoterapeuta?

  • Considerar al cliente como una personalidad singular e irrepetible;

  • Confiar  en las capacidades psíquicas del proceso terapéutico; 

  • Ser consciente de los limites de todo modelo terapéutico; 

  • Conciencia de las propias limitaciones psíquicas (del terapeuta) y de la necesidad del cuidado de sí mismo; 

  • Evitación de la actitud paternalista; 

  • Apertura o receptividad respecto a cualquiera de las dimensiones de la conducta del cliente, y a las vivencias emocionales

  • Consideración positiva incondicional o calidez 

  • No crear ni favorecer actitudes de dependencia


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Si quieres...

  • Descargarte dos e-books gratis de Musicoterapia
  • Ser la primera persona en enterarse de lo nuevo de Musicoterapia For Life
  • Y tener acceso a nuevas campañas

...AHORA PUEDES

A %d blogueros les gusta esto: