En Musicoterapia For Life presentamos la Ficha Sonoro-musical en musicoterpia. Esta es un elemento imprescindible en musicoterapia. Con ella podemos conocer mucho acerca de la historia sonoro-vital de los pacientes con los que intervenimos.

Conocer la historia sonoro-musical del paciente y de su ambiente (familia – pareja – grupo) de forma profunda y exhaustiva (Benenzon, 2011), es clave para empezar una intervención de musicoterapia. 

 Si la intervención se lleva a cabo con niños o niñas de edad temprana, es conveniente que nos ayuden a cumplimentarla el padre o la madre del menor. 

En nuestro caso, trabajando con mujeres maltratadas, ellas pueden cumplimentar dicha ficha y les podemos sugerir que se lleven la ficha a casa para que la cumplimentaran tranquilamente y nos la devuelvan  en la siguiente sesión.

1. En Musicoterapia

Intervenir a través de la musicoterapia implica utilizar diferentes elementos que nos permitan conectar mejor con las pacientes.

En este sentido, no solo deberemos atender a lo que es necesario en el setting, si no que deberemos conocer las preferencias o rechazos de las pacientes, con repecto a su historia sonoro-vital

En musicoterapia existen cinco modelos diferentes que fueron reconocidos por la Comunidad Científica. Estos cinco modelos son: Conductista, analítico, Nordoff-Robins, BGIM y Benenzon.

Este último modelo de musicoterapia ha sido creado por Rolando O. Benenzon, y es él quien nos ha puesto sobre la pista de la ficha sonoro-vital.

Este modelo centra su intervención en la comunicación no-verbal. En este sentido, es importante conocer la historia sonora del paciente ya que con esta información se puede conectar con él sin necesidad de la palabra.  

Después de una larga trayectoria, Benenzon ha estructurado su metodología de trabajo en dos partes que se va  adaptando a las distintas aplicaciones clínicas musicoterapéuticas.

Estas partes son: 

  • Una de carácter diagnóstico para descubrir el principio de ISO del paciente o del grupo. Para esta primera parte se utiliza la ficha sonoro-musical. Asimismo se utiliza el encuadre no-verbal.
  • La otra está constituida por las sesiones de musicoterapia.

2. ¿ Qué información obtenemos con la ficha sonoro-musical en musicoterapia?

Tal y como estamos afirmando, la ficha sonoro-musical nos permite conocer los sonidos que son rechazados por el paciente, o que recuerdan de su infancia.

Con ella también podemos acercarnos a las preferencias musicales o a músicas que son rechazadas por diferentes razones. Por ello es adecuado llevar a cabo una buen análisis de la información que nos aportan las pacientes. 

¿ Entonces que información puedo obtener con la ficha sonoro-musical?

  • Procedencia: La   procedencia geográfica del paciente es importante, especialmente donde vivió en sus primeros años, por la huella profunda que marcan los      primeros recuerdos, el tipo de música que escuchó, las danzas que bailó o vio bailar, etc. ( Benenzon, Hernsy de Gainza y Wagner,  1996; Poch, 2002).

  • Preferencias musicales: En este apartado apuntan títulos de canciones y cantantes favoritos, bien actuales o bien que les hayan gustado en otras épocas de sus vidas.

  • Sonidos que rechazan: Por ejemplo, un ruido fuerte y seco, un portazo, un grito, etc.

  • Sonidos que gustan: Por ejemplo, sonidos de la naturaleza, sonidos suaves, la risa de un niño o niña…

  • Instrumentos preferidos: bien porque les guste el sonido, bien porque saben tocarlo…

3. ¿ Para qué nos puede servir la ficha sonoro-musical?

Con la ficha sonoro-musical en musicoterapia se investiga sobre la historia sonoro-musical de las pacientes. 

Dado que en esta ficha se incluyen aspectos musicales  heredados de padre/madre y abulas/abuelos, con ella podemos: descubrir el arquetipo sonoro; elementos sociales y vivenciales; y todas las vivencias sonoras infantiles y actuales.

La información obtenida, nos aporta elementos básicos para nuestro primer contacto con las pacientes, para incorporar a las sesiones elementos sonoros familiares o descubrir posibilidades de comunicación.

Con la información obtenida se pueden proponer ejercicios relacionados con los sonidos o las músicas que prefieren o que detestan, según los aspectos que nos interese trabajar en cada sesión. 

Es conveniente conocer estas preferencias porque el tipo de música que se propone va a generar diferentes reacciones y para ello es necesario conocer dichas preferencias.

4. ¿ Qué preguntas recoge la ficha sonoro-musical?

(estas cuestiones son un extracto de la ficha original de Benenzon)

Datos sociodemógraficos

Nombre y apellidos:_________________________________________________________________________________

Edad: ____________________

Datos sonoros-musicales

  1. País o Estado de origen:
  2. Región o Nación de origen:
  3. Preferencias y particularidades sonoro- musicales de los padres
  4. Movimientos corporales y canciones de cuna de la madre (o de quien hiciera las funciones)
  5. Ambiente sonoro durante la infancia ¿Qué música se escuchaba en casa?
  6. Reacciones de los padres a los sonidos y los ruidos
  7. Reacciones tuyas a los sonidos y los ruidos
  8. Sonidos típicos de la casa o ambiente sonoro familiar (cocina, comedor, puertas cerrándose fuerte, ruidos internos y / o externos, etc.)
  9. Historia musical propiamente dicha familiar, educación musical de los padres, hermanos, tuya, etc.
  10. Los primeros contactos con un instrumento musical
  11. Estado actual de la cuestión sonoro-musical

     a) Música que escuchas, ruidos que te gustan

     b) Música que no te gusta, ruidos que detestas

  1. Asociaciones con los sonidos
  2. Deseos y rechazos de instrumentos musicales
  3. Piezas o canciones que más te gusten o te emocionen
  4. Hacer una breve biografía sonoro-musical

4. Para finalizar...

Con esta información puedes empezar a adaptar la intervención de musicoterapia, teniendo en cuenta las preferencias musicales y la relación de las pacientes con los sonidos y la música.

La ficha sonoro-musical en musicoterapia debe ser entregada a las pacientes antes de iniciar el proceso de intervención. Es un instrumento diagnóstico.  

Es conveniente que se tomen su tiempo para cumplimentarla. Y si no pueden hacerlo en presencia del musicoterapeuta pueden llevar a casa para ir anotando la información.

Si los pacientes son niños pequeños o tienen dificultad para expresarse, el musicoterapeuta debe  solicitar a los padres y/o madres su colaboración. Serán ellos los encargados de recabar la información necesaria.

Si quieres conocer más sobre las posibilidades que ofrece la ficha sonoro-musical en musicoterapia puedes leer un poco más sobre ello

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Si quieres...

  • Descargarte dos e-books gratis de Musicoterapia
  • Ser la primera persona en enterarse de lo nuevo de Musicoterapia For Life
  • Y tener acceso a nuevas campañas

...AHORA PUEDES

A %d blogueros les gusta esto: