¿ Has pensado porqué es importante intervenir de forma grupal? ¿ Porqué de forma grupal o de forma individual? ¿Son excluyentes estas formas de intervención?. En Musicoterapia For Life hablaremos de la  Musicoterapia en grupo  ya que nos interesa especialmente la intervención en y desde el grupo cuando trabajamos con mujeres víctimas de violencia de género. Veamos porqué.

En Musicoterapia se interviene a menudo, de forma individual, atendiendo a las características y necesidades de los pacientes. Pero el grupo en sí, ofrece potencialidades que queremos compartir, ya  que puede llegar a crearse un vínculo entre las participantes, que en el caso de las mujeres con las que trabajamos, supone una oportunidad para recuperar relaciones interpersonales, que en muchas ocasiones, han desaparecido de sus vidas.

1. El grupo

Los grupos son eficaces en la intervención psicológica y social porque en ellos ocurren procesos humanos fundamentales para la supervivencia y la autorrealización de las personas (Roca y Masip, 2011). Los grupos son motores de cambio personal y social.  

El grupo es un espacio para la interacción y el intercambio interpersonal, equiparable a cualquier espacio social y familiar en que los seres humanos nos movemos habitualmente. 

En el contexto grupal, el aprendizaje se acelera puesto que la relación entre iguales permite un mayor desarrollo de habilidades sociales. Entre otros, favorece la interdependencia positiva (Johnson y Johnson, 1990) entre los participantes y contribuye a establecer comparaciones sociales (Festinger,1954) que ayudan a evaluar y contrastar (en comparación con los demás) nuestras propias ideas, emociones, opiniones o capacidades. Todo ello posibilita obtener información sobre nuevos recursos personales para afrontar determinadas situaciones.

Jacob Levy, Kurt Lewin y Pilar González, son tres de los autores que han demostrado en sus investigaciones, las implicaciones de lo que supone el trabajo grupal: Vinculación individuo-grupo (el cambio se produce a nivel individual, pero a través de la reflexión grupal); el compromiso con el grupo favorece la durabilidad de los cambios; la cohesión grupal favorece el impacto curativo de un grupo.

¿ Todavía no sabemos que beneficios puede tener el trabajo grupal? o ¿ como puedo organizar un grupo?. Pues sigue leyendo…

2. Tipos de intervención grupal

Masip y Roca nos hablan de la existencia de dos tipos de intervención grupal: «en un grupo y con un grupo». La primera hace referencia a la intervención de un profesional ecterno dentro de la dinámica de un grupo que no ha sido creado artificialmente por ningún profesional. La segunda se refiere a un grupo creado para llevar a cabo una intervención. El papel del profesional en cada situación varia.

En la  intervención en el grupo el profesional no es miembro del grupo, no es líder formal y su incorporación puede no ser a petición del propio grupo, si no que puede venir establecido por jerarquías superiores. En la intervención con un grupo es el terapeuta, el profesional, el que organiza y define el grupo, establece forma de organizarlo y tiempos de encuentro. A este tipo de grupos las autoras citadas los definen como grupos instrumentales.

Dentro de los grupos instrumentales existen diferentes tipologías de grupos, atendiendo a los objetivos que se persigan: Grupo de tarea, Grupo de amistad, grupo de acción social, grupo psicoterapéutico, grupo de crecimiento personal, grupo educativo, grupo de apoyo social.

3. Musicoterapia en grupo

Por todo lo dicho hasta el momento, desde Musicoterapia For Life pensamos que la Musicoterapia en grupo ofrece gran diversidad de posibilidades. veamos algunas de ellas:

  • El grupo, al estar constituido por diferentes pacientes (en nuestra experiencia trabajamos siempre entre ocho y doce mujeres) va a hacer posible que existan relaciones intertransferenciales múltiples, que aportan experiencias relacionales de las que es posible aprender (Silvestre, Ingelmo y García-Ordás, 2013).
  • El trabajo grupal permite que no se dé una relación terapéutica exclusiva y única con otro miembro del grupo (generalmente, con la musicoterapeuta),  y por tanto se facilita la creación de lazos relacionales.
  • En musicoterapia, el grupo, supone un marco idóneo para el encuentro con otras personas que atraviesan situaciones iguales o parecidas. Ello facilita el intercambio, análisis o reflexión, sobre las experiencias vitales y emocionales (Silvestre, Ingelmo y García-Ordás, 2013).

  • El grupo se constituye como un espacio de seguridad y de contención para avanzar en el proceso terapéutico. Como la seguridad y la contención dependen de varias personas, y no de una sola, la continuidad de estos factores está, en cierta medida, garantizada.

Para llevar a cabo una intervención musicoterapéutica en grupo, nos situaríamos, según la clasificación de Masip y Roca, en grupo psicoterapéutico, de crecimiento personal o grupo de apoyo social, en función de los objetivos que persigamos, del perfil de los pacientes o de la forma de plantear el propio proceso.

4.Aspectos que tendremos en cuenta

  1. Dinamizar un grupo no es fácil, requiere de  una formación y preparación previa, conocer estrategias para la intervención grupal y las bases que fundamentan dicha intervención.
  2. Intervenir con el  grupo no es excluyente con otro tipo de intervenciones. Es complementaria pero tiene sentido por sí misma
  3. Es importante empezar por la cohesión grupal ya que esto va a favorecer el impacto curativo
  4. La cohesión grupal y el aprendizaje interpersonal son los factores de mayor fuerza y complejidad, por tanto sé un buen guía en esa cohesión grupal conociendo estrategias que la favorecen.
  5. La creación de un contexto seguro que acoja y contenga debe ser otro de los aspectos a los que deberás atender en la intervención grupal.
  6. Con el trabajo grupal se favorece la comprensión y aceptación mutua, por ello debes generar una relación que esté libre de «dependencias» y «liderazgos»
  7. Evita los juicios sobre otro miembro del grupo (tanto tuyo como de los otros participantes). Una cosa es opinar, explorar, compartir, informar contrastar y otra muy distinta juzgar. Cada participantes es única y sus circunstancias también lo son. 
  8. Hay que evitar el abuso de poder de liderazgos formales o informales. Estate atenta a los indicios para poder reconducir si se produce.
  9. No pienses en lo que a ti te gustaría o desearías. Piensa en lo que quiere el grupo y en lo que necesita para crecer individual y grupalmente.
  10.  Y lo más importante: Debe haber una conducción ética respetando a todos los participantes y entendiendo que su situación les hace vulnerables y que debemos protegerles de cualquier «peligro» que aceche o surja

¿Has intervenido con grupos? ¿ Cómo? ¿ Has hecho musicoterapia con grupos? ¿Cómo ha sido la experiencia? Si quieres contarlo, contacta y comparte. La podemos publicar en el blog.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Si quieres...

  • Descargarte dos e-books gratis de Musicoterapia
  • Ser la primera persona en enterarse de lo nuevo de Musicoterapia For Life
  • Y tener acceso a nuevas campañas

...AHORA PUEDES

A %d blogueros les gusta esto: