En Musicoterapia For Life hablaremos de las técnicas receptivas y violencia de género. Queremos compartir la experiencia que hemos tenido con grupos mujeres que han sufrido este tipo de violencia y cómo hemos aplicado alguna de estas técnicas.

En este blog abordamos temas de musicoterapia en general, pero sobretodo nos centramos en las posibilidades que la musicoterapia ofrece para trabajar con mujeres víctimas de violencia de género. Por ello hacemos especial hincapié en este colectivo. 

Desde 2014 trabajo con la Fundación Alanna, Fundación Proyecto Vivir y Fundación Dasyc, desarrollando talleres de musicoterapia con mujeres víctimas de violencia de género. 

Como fruto de este trabajo he tenido la oportunidad de presentar comunicaciones en congresos o publicar artículos en algunas revistas. Pero sobretodo me ha ofrecido la oportunidad de especializarme con este colectivo, así como de compartir experiencias en este blog. 

Así que vamos a compartir una de las sesiones que llevo a cabo con técnicas receptivas con mujeres  víctimas de violencia de género. Y esto lo hago después de haber constatado el efecto de las técnicas receptivas en mujeres víctimas de violencia de género. 

1. Una breve introducción

La música es considerada como un modo de expresión a través de la cual el ser humano puede comunicar sentimientos, ideas o afectos. Ésta ha acompañado al ser humano a  lo largo de toda su historia, en todos los momentos históricos y en todas las civilizaciones

Son muchos los efectos que  la música produce en  el ser humano por su capacidad de penetrar en lo más hondo del alma y del espíritu del ser humano, llegando donde otros elementos no lo hacen. Cuando la palabra no sirve para comunicar, ahí está la música en todas sus vertientes: instrumental, vocal, danza, etc.

Existen, varios modelos y métodos de musicoterapia sobre los que hemos hablado en Musicoterapia For Life. Cada uno se centra en teorías psicológicas diferentes. Pero todos utilizan dos tipos de técnicas:  Técnicas receptivas y técnicas expresivas.

En este post hablaremos de qué son las técnicas receptivas. Pero también describiremos una aplicación práctica de estas técnicas en un colectivo concreto como mujeres víctimas de violencia de género. ¿ Estás preparada para ver como unir técnicas receptivas y violencia de género?. 

 ¡¡Empecemos!!

2. ¿ Qué son las técnicas receptivas?

En musicoterapia utilizamos la música en todas sus formas para provocar sensaciones, pensamientos, o emociones. Siempre en función de sobre qué se quiere intervenir.

Para ello se utilizan una de las técnicas musicoterapéuticas reconocidas y experimentadas a lo largo de los años. Estas son las técnicas receptivas.

Estas técnicas ofrecen la posibilidad de hacer una introspección personal guiada por la música. Para esto se utiliza desde la canción (en directo), la música editada o el sonido de un instrumento. Cualquier medio que sirva de vehículo, canalizador hacia el interior del paciente.

Por ejemplo en el método de musicoterapia BGIM se utilizan músicas editadas adecuadas al momento terapéutico del paciente. El musicoterapeuta escoge la música que va a recibir el «viajero» y que va a guiarlo hacia  su interior.

Por tanto,  la musicoterapeuta puede utilizar  música editada  (propuestas adecuadas al momento terapéutico), pero en otros métodos puede utilizar la voz (cantar), o tocar un instrumento en directo. 

Mientras, la paciente se deja llevar escuchando, moviéndose, cantando, dibujando, etc., mientras explora su «yo» interior.

3. ¿ Cómo unir técnicas receptivas y violencia de género?

A lo largo de mi experiencia con grupos de mujeres he constatado que las técnicas receptivas tienen una gran incidencia con mujeres víctimas de violencia de género. Con ellas me centro mucho en el área emocional, ya que es una de las áreas más dañadas. 

Las técnicas expresivas las introduzco para acompañar a cada una de las mujeres hacia su interior. Es el medio a través del cual exploran la parte elegida por ellas. Cada una llega donde quiere o puede llegar. Luego desde la libertad, se comparte con las demás o lo dejan guardado para ellas, esperando a retomarlo cuando sientan que deben hacerlo.

3.1 El inicio de la sesión: Acogida

La sesión que se presenta tenía como objetivo favorecer el autoconocimiento y el aumento de la autoestima de cada una de las mujeres que participaban en el taller.

  1. Iniciamos la sesión con la acogida de las mujeres. Dejamos tiempo para incorporarse a la sesión, que se saluden, que comenten como ha ido la semana, y que piensen en qué aspecto personal quieren trabajar en esta sesión
  2. Lo anotan y lo guardamos en la caja de objetivos. (20′ aprox.)

3.2 Parte central de la sesión

  1. Seguimos con un ejercicio corporal en el que  nos movemos por la sala al ritmo de la música que se va escuchando. Pasamos de un ritmo más suave a otro más rítmico. Esto lo hacemos para que vayan centrándose poco a poco en la música. Asimismo van concentrándose en ellas mismas, desconectando (o no) de lo que pasa fuera de la sesión. 
  2. En un momento dado introducimos pañuelos de colores. Quien quiere acompaña los movimiento con pañuelos. Los mueven al ritmo de la música. (15′ aprox.). La música elegida para este ejercicio es Gambia de Sona Jobarteh
  3. Vamos cambiando de música. Introducimos un ritmo más pausado, más relajante y poco a poco los movimientos se hacen más lentos y más pausados. 

  4. Con música relajante de fondo vamos situándonos en una posición cómoda (cada una decide si se acuesta en la colchoneta, si se sienta en una silla…) y empezamos a respirar y a relajarnos. (20′ aprox.)

3.3 El siguiente paso

  1. Respetando los tiempos de cada una se les pide que vayan incorporándose poco a poco.

  2. A medida que lo van haciendo estamos en silencio hasta que estamos de nuevo todas juntas en círculo. 

  3. Se les invita a que compartan lo que han sentido, vivido, o lo que deseen compartir. Y siempre desde la libertad, respetando cualquiera de las opciones

3.4 Despedida y cierre

  1. Una vez hemos dejado tiempo suficiente para que todas las que quieran compartan lo vivido, se les pregunta si se ha cumplido el objetivo que cada una se había planteado para la sesión.
  2. Se cierra la sesión con un deseo compartido

4. ¿ Qué ha ocurrido en la sesión de técnicas receptivas y violencia de género?

Con esta técnica receptiva de musicoterapia se exploró la conexión de cada una consigo misma. Aunque estaban en grupo, cada una se centró en lo que sentían de forma individual. Entre otros, se exploraron los siguientes aspectos:

  • ¿ Qué paso en mi infancia?
  • ¿ Qué pasó en mi adolescencia o edad adulta?
  • ¿ Qué he sentido?/¿ Qué siento?
  • ¿ Qué emociones he sentido en el momento en el que me he centrado?
  • ¿Establezco nuevas conexiones emocionales conmigo misma?
  • ¿Identifico quien soy? ¿ Cómo soy?

¡¡ Recuerda que en este tipo de terapias grupales nunca debemos obligar a  ninguna mujer a que hable si no quiere hacerlo!!. No violentar es uno de los principios de este tipo de terapia


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Si quieres...

  • Descargarte dos e-books gratis de Musicoterapia
  • Ser la primera persona en enterarse de lo nuevo de Musicoterapia For Life
  • Y tener acceso a nuevas campañas

...AHORA PUEDES

A %d blogueros les gusta esto: